Veining: Características del defecto y causas

El veining es un defecto que aparece típicamente en moldes aglomerados orgánicamente, por lo que se trata de un defecto muy común en los machos. Éste se origina por la formación de costras, que dan lugar a una rebaba en forma de veta. El defecto aparece en forma de protuberancias metálicas delgadas e irregulares.

Macho de fundición con veining

El veining se forma como consecuencia de la expansión del cuarzo dentro de la cavidad del molde, de modo que el metal fundido rellena la grieta resultante formando una rebaba en forma de veta.

El veining puede aparecer en cualquier tipo de material de colada. Especialmente propensos son las fundiciones nodulares y maleables y los bronces que contienen  plomo, mientras que las aleaciones de aluminio y magnesio son menos propensas.

El veining causado por machos son protuberancias metálicas delgadas, irregulares y afiligranadas situadas en los ángulos o en las esquinas y los bordes de las piezas fundidas. Este veining supone un mayor proceso de tratamiento posterior y, en ocasiones, el rechazo de las piezas.

Causas

El veining se forma especialmente con el uso de materiales de moldeo químico en las zonas interiores (en los machos) de las piezas fundidas. Las vetas se forman debido a grietas en la superficie de aquellas partes del molde en las que puede infiltrarse el metal líquido.

Los aglomerantes y los aditivos son cruciales

Dado que la formación de vetas se debe principalmente a la expansión de los materiales del molde a causa del calor, las partes del molde de arena de silíce son especialmente vulnerables al veining. El metal líquido que rodea al macho causa un gradiente de temperatura entre la superficie y el centro del macho originando tensiones. La arena de silíce se expande de forma lineal hasta los 400 °C aprox. para mostrar después un repentino aumento en el intervalo de temperatura de la transformación ß reversible (foto 3), aumentando así las tensiones. El comportamiento del aglomerante ante altas temperaturas (resistencia a la tracción en caliente, termoplasticidad) y de las posibles adiciones, así como la humectabilidad y la conductibilidad térmica del material del molde, también influyen en la formación de veining. 

Factores que influyen en la formación de veining

  • Tamaño de los granos y distribución granulométrica
    (una mayor uniformidad supone una mayor tensión, puesto que todos los granos de cuarzo son sometidos a la temperatura de transformación al mismo tiempo).
  • Intensidad de compactación
    (a mayor compactación, mayor factor de densidad de compactación, lo que incrementa la tensión).
  • Material base del molde
    (influye en la tendencia a la formación de defectos a través de la magnitud y la uniformidad de la expansión, así como de la conductibilidad térmica).
  • Temperatura de colada
    (las temperaturas de colada elevadas provocan una transformación rápida del cuarzo, aumentando así la tensión en el molde).